Los piercings en el cartílago son unos de los más populares. En Camaleón Tattoo realizamos piercings y tatuajes de diversos estilos y siguiendo diferentes técnicas, pero hoy nos centraremos en hablarte de los piercings en el cartílago. Si estás pensando en realizarte uno, acabas de perforarte el cartílago y no sabes qué cuidados deberías llevar, o simplemente sientes curiosidad por este mundo, sigue leyendo porque esta noticia es para ti.

Hacer un piercing en el cartílago de la oreja

El cartílago es una zona de tejido sin vasos sanguíneos. La perforación de esta zona de la oreja es muy común. Normalmente es una zona bastante dolorosa y que requiere de cuidados específicos dada su composición. Como hemos comentado por esta zona circula menos sangre y esto dificulta su cicatrización y curación. No obstante no te preocupes, si quieres realizarte un piercing en el cartílago con una serie de consejos que te daremos lo llevarás mejor. 

Para realizarte este tipo de perforaciones, u cualquier otra, lo ideal es que acudas a un centro de piercings específico y que cuente con las medidas de higiene y seguridad adecuadas. En Camaleón Tattoo nos tomamos esta parte del proceso muy enserio y todo nuestro material está perfectamente esterilizado y listo para usarse. No te la juegues y apuesta por profesionales del sector.

La realización de los piercings en el cartílago es sencilla. Se realizan en la zona interna y superior de la oreja. Lo habitual es realizar dos perforaciones en el cartílago para llevar un piercing cruzado. No obstante también es posible realizar una única perforación y llevar un pequeño aro u otro piercing de un estilo diferente.

En Camaleón Tattoo Lugo realizamos estos piercing con una desifección previa de la zona y con una aguja igualmente esterelizada. Recuerda que un auténtico profesional no realiza estas perforaciones con pistolas. Estas tan solo causan más infecciones y pueden producir daños en los tejidos.

Cuidados de los piercings en el cartílago

Los piercings en el cartílago son algo dolorosos y de su cicatrización dependerá en gran medida los cuidados que le demos. Es muy importante priorizar al máximo su higiene y sus cuidados en los días posteriores. De no seguir estos pasos correctamente la cicatrización del piercing podría durar hasta un año. No obstante no hay un período fijo de curación, puesto que dependerá de diferentes factores como el grosos del cartílago o el organismo de cada uno.

  • Limpia la zona de forma minuciosa dos veces al día. Utiliza para limpiarla un bastoncillo limpio y humedecido en suero fisiológico o una solución salina. Dedícale un par de minutos a esta acción todos los días, aplicándola la solución tanto por la zona frontal como por la parte trasera de la perforación.
  • Mueve el piercing mientras realizas la limpieza. Elimina al mismo tiempo cualquier resto de pus o suciedad que pueda quedar por la zona o por el propio piercing. Para hacer esto de forma más sencilla asegúrate de que la zona está bastante humedecida con el bastoncillo y la solución salina.

Es importante que este proceso lo hagas todos los días durante un par de semanas. Para asegurarte una buena cicatrización y evitar infecciones también es importante el material del propio piercing. Apuesta por:

  • Titanio.
  • Acero quirúrgico.

Descarta en un principio materiales de plata, al menos hasta que esté totalmente cicatrizado. No dudes en consultarnos si tienes cualquier duda con la realización de esta o cualquier otra perforación. Recuerda que en Cameleón Tattoo siempre estamos dispuestos a ayudarte.

Si tienes dudas, no te preocupes. Habla con uno de nuestros especialistas o visítanos en nuestro estudio, estamos para ayudarte! Contacta con nosotros en nuestro formulario de contacto o llámanos al

982 220 308 - 666 254 973