Mostrando todos los resultados 9

Mostrar barra lateral

Básico

9,99 11,90  I.V.A incluido

Constelación

9,99 13,99  I.V.A incluido

Centro ópalo

10,99 12,99  I.V.A incluido

Twist

11,90 14,90  I.V.A incluido

Bayas

11,99 13,99  I.V.A incluido

Chain

14,90 16,90  I.V.A incluido

Barbell Trifolium

14,99 16,99  I.V.A incluido

Pincho de ópalo

16,99 18,99  I.V.A incluido

Shiny shiny

18,90 20,90  I.V.A incluido

Conch, la última moda

Esto de los piercings y los tatuajes es un vicio, si tienes alguno seguro que estarás de acuerdo con nosotros. Si a esto le sumamos las ganas de tener algo nuevo, distinto y original, es cuando en los estudios nos rompemos la cabeza para sorprender a los clientes. El conch es la última gran ola de piercings innovadores, junto con el helix forward. El conch empezó como todos, siendo un gran desconocido al que pronto se le cogió cariño, y ahora rara es la semana que alguien no nos lo pide.

El piercing conch está situado en la concha de la oreja, de ahí su nombre. En otras palabras, es la zona central de la oreja, separando la zona del hélix y la del lóbulo. Dependiendo de la joyería que uses se verá más o menos, si quieres que se vea poco puedes utilizar barbells o labrets y si quieres lucirlo a los 4 vientos puedes ponerte algún aro, para probar si te resulta cómodo te recomendamos empezar con un aro básico.

Creemos que en el conch quedan preciosos cruz, esplendor

¿Duele mucho hacerse el conch?

Se cree que el conch, junto con el industrial, son los piercings más dolorosos de la oreja. Lo cierto es que son dos piercings complejos, que necesitan una higiene comprometida y rigurosa. Pero por lo demás no tiene un extra de dolor añadido, aunque siempre puedes pedírnoslo.

Muchos clientes antes de hacerse un piercing nos pregunta si duele mucho. Nosotros solemos responder que si, un montón, que puede que mueran en la camilla y tengamos que usar desfibriladores.

Ahora en serio, cuando te haces un piercing te expones a cierta cantidad de dolor y riesgo, es parte del encanto de «para presumir hay que sufrir». Te recomendamos que respires profundamente y te relajes, ya que no es algo que hagas de manera obligada y sobre todo no es ningún dolor que no puedas soportar. Y aunque nos guste bromear con ello, no, tampoco te vas a morir por hacerte un piercing.